“Un hombre razonable es aquel que se adapta al mundo a su alrededor. El hombre no razonable espera que el mundo se adapte a él. Por lo tanto, todo progreso es hecho por los hombres no razonables.” George Bernard Shaw

Cuando se trata de satisfacer nuestros dones, talentos, ambiciones admirables e instintos de cambiar el mundo de cualquier modo que esté en sintonía con nosotros mismos, no debemos ser razonables.

WhatsApp WhatsApp us
A %d blogueros les gusta esto: