Fiesta del Medio Otoño en China

El decimoquinto día del octavo mes del calendario lunar, se celebra la Fiesta Tradicional China conocida como la Fiesta del Medio Otoño.

Ese día los chinos tienen la costumbre de contemplar la luna llena y comer la “Torta de Luna”.

Hace más de dos mil años, para rogar a la divinidad celestial buenas cosechas, los soberanos solían efectuar interpretaciones musicales dedicadas a la luna en una noche del mes octavo.

Se eligió la noche del día quince por ser noche de luna llena, y poco a poco se creó entre el pueblo el hábito de contemplar la luna llena esa noche del octavo mes.

En China hay un dicho popular que dice:

“Al mediar el otoño es cuando más brilla la luna”

El hábito de comer “Tortas de Luna” en esta fiesta tiene una historia interesante y curiosa.

La dinastía Yuan (1279-1368) fue una dinastía china fundada por  invasores mongoles.

Según se dice, los gobernantes de la dinastía Yuan, a fin de asegurar su dominio, imponían la norma de que cada diez familias usaran un sólo cuchillo en su vida cotidiana, así la gente quedaba sin otras armas de metal si querían levantarse en rebelión.

Los habitantes, hartos de sus injusticias, decidieron sublevarse; para ello, los organizadores concibieron la idea de promover a los vecinos a regalarse mutuamente “Tortas de Luna” en vísperas de la fiestas de otoño.

Dentro de las tortas se ponía una pequeña nota que decía: “actuemos en conjunto el 15 del octavo mes para acabar con la dinastía Yuan”.

De esta forma los organizadores de la rebelión citaron a los vecinos al levantamiento que se proponían.

Después, esta práctica de obsequiar tortas entre el pueblo en vísperas de la fiesta se ha mantenido como una costumbre.

Además la “Torta Lunar” se ha convertido en símbolo de la reunión familiar, además de la felicidad y satisfacción completa.

Con el paso del tiempo la elaboración de la “Torta Lunar” ha ido evolucionando y se ha convertido en un manjar exquisito. Como relleno se usan muy diversos ingredientes, tales como puré de azufaifa, pipas y pepitas, nueces, puré de soja roja, azúcar, cacao, chocolate o sésamo.

Tradicionalmente, la belleza de la luna ha inspirado a los chinos a crear muchas leyendas mitológicas sobre ella, que se contaban en las reuniones familiares.

Una de ellas dice que en la luna vive una dama, que era esposa de Hou Yi, un personaje mitológico que derribó con sus flechas nueve de los diez soles que existían en su tiempo perjudicando los campos de cultivo.

La reina de la corte celestial, para premiarlo, le dio un remedio capaz de hacerlo inmortal; pero la dama, probó el remedio a espaldas de su marido, y como consecuencia, despegó de la Tierra volando hasta la luna y se quedó allí para siempre.

Según la leyenda, la dama pasó a ser dueña del Alcázar de la Luna donde hay un conejo de color de jade que la acompaña y machaca materias medicinales todos los días.

Además del animal se veía un árbol que se llama Osmantus y mide 1.500 metros de alto.

Debajo de este árbol, Wu Gang, otro personaje mitológico, no cesa de cortarlo, trabajo impuesto como castigo por sus pecados.

La noche del decimoquinto día del octavo mes del calendario lunar, la luna brilla más y la familia entera se reúne para contemplarla mientras degusta la “Torta Lunar”.

Cuando algún familiar  no está presente esa noche, los demás suelen recordarlo evocando los versos del gran poeta Su Shi (1036-1101) que dicen así:

“Ojalá mi ser querido sano y salvo, en este momento comparta conmigo la luna, aunque nos separe una distancia de mil lunas”.

¡Si tienen la oportunidad de compartir dicha degustación en unas fechas tan entrañables, no duden de compartir su estupenda experiencia con todos nosotros!

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: