El secreto de un buen servicio de restaurante está en escuchar a nuestros clientes e interpretar sus palabras, gestos, y silencios procurando, por otra parte, tener y hacer surgir empatía con él.

Y el único modo de conseguir esto es tratar de poner todo lo mejor de cada uno de nosotros en cada servicio para estar a la altura del plato que servimos y que el cliente sienta que ha acertado de lleno eligiéndonos a nosotros de entre las múltiples opciones que presenta nuestra ciudad.

Consideraremos que hemos triunfado si conseguimos que el cliente tenga siempre ganas de volver.

WhatsApp WhatsApp us
A %d blogueros les gusta esto: