El mundo está lleno de cosas que en su día fueron fantásticas, se deterioraron y no resurgieron; tan solo unas pocas se han ido re inventando para superarse a sí mismas y volver a alcanzar nuevos niveles de grandeza.

La evolución es una serie de adaptaciones / creaciones que van produciendo beneficios a rachas, los cuales van perdiendo su valor progresivamente.

Esta pérdida tienes dos consecuencias: o bien nuevas adaptaciones o creaciones impulsan productos, organizaciones y capacidades humanas a nuevos niveles de desarrollo; o bien la decadencia y la muerte.

La perfección no existe, es un objetivo que impulsa un proceso interminable de adaptación.

Si la naturaleza, o cualquier cosa, fuera perfecta; no existiría la evolución.

Los organismos, las organizaciones y los individuos son siempre muy imperfectos, pero son capaces de mejorar.

En vez de ocultar nuestros errores y fingir que somos inmejorables, busquemos nuestras imperfecciones y trabajemos con ellas.

Hay dos resultados posibles: o aprendes de tus errores y extraes lecciones importantes que te ayudan a seguir y te facilitan el éxito, o no aprendes y fracasas.

¡La clave es caer, aprender y mejorar rápido!

 

A la vida le importa un comino que estés o no conforme con ella. Te toca a ti relacionar lo que quieres con lo necesario para lograrlo, y luego hacer acopio de coraje para conseguirlo.

 

La evolución es el mayor logro y la mayor recompensa que puede haber en la vida.

Cuando nos examinamos con los ojos de la naturaleza, no tenemos ni la más mínima importancia.

Cada uno de nosotros es un individuo de los aproximadamente siete mil millones de nuestra especie que viven hoy, y esta es solo una entre otras diez mil millones sobre el planeta.

La Tierra es uno de los cien mil millones de planetas de nuestra galaxia, que a su vez tiene otros dos billones de homólogas en el universo.

Y lo que es más: nuestras vidas son solo una tres milésima parte de la existencia de la humanidad, que a su vez constituye una veinte milésima parte de la existencia de la Tierra.

Es decir, que somos increíblemente minúsculos y perecederos, y da igual lo que logremos porque nuestra huella será ínfima.

Al mismo tiempo, por instinto queremos ser importantes, evolucionar, y de hecho podemos tener un valor muy, muy pequeño.

Cachito a cachito, contribuimos a la evolución del universo.

¿La cuestión es cómo contribuimos y cómo evolucionamos?

La lucha, la huida o el bloqueo

En mi opinión, nuestro objetivo debería ser evolucionar y contribuir al progreso en nuestra ínfima medida, mientras tengamos oportunidad de hacerlo.

Este post está dedicado a Lucia, una persona muy especial, implicada en un grupo muy especial de personas que realizan un duro y hermoso trabajo de voluntariado en la Triple A de Marbella.

¡Triple A Marbella dejará huella en nosotros por muchas razones, y lo más maravilloso es descubrirlo por una/o mismo/a!

¡En Triple A descubrirás cómo los animales pueden cambiar tu vida!

 

Principios y valores _ Jose Luis Infantes

WhatsApp WhatsApp us
A %d blogueros les gusta esto: